Receta de la salsa blanca con maicena

Receta de la salsa blanca con maicena. La salsa blanca es ideal para acompañar unos ravioles o ñoquis, puesto que esta clase de pastas más complejas tienden a necesitar un toque extra que les de un sabor especial.

Existen diferentes maneras de elaborar una salsa blanca, y una de ellas es utilizar maicena, ingrediente que le da un toque muy característico, es por ello que en esta ocasión te enseñaremos a preparar este agregado que sin lugar a dudas se notará la próxima vez que sirvas unas pastas.

salsa blanca

Hay que destacar de que a pesar de que se trate de una salsa que parezca pesada, se trata de una salsa muy baja en calorías, la cual no contiene manteca ni demasiadas grasas, por lo que se trata de una receta ideal para aquellas personas que buscan cuidar la ingesta de calorías a su organismo. Este aspecto es sumamente importante, puesto que a pesar de que el plato principal puede ser el que más calorías contenga, el comensal no prescindirá de utilizar un agregado por el temor a incorporar una mayor cantidad de calorías, por lo que podrá disfrutar de platillos deliciosos con salsa blanca sin problema alguno.

Esta receta de la salsa blanca es elaborada a base de maicena, una diferencia que hay que marcar, puesto que existen otro tipo de salsas blancas, por ejemplo las que son elaboradas a base de harina, ingrediente que en este caso no se utilizará puesto que no será necesario, es por ello que se recomienda utilizar únicamente los ingredientes mencionados a continuación y prescindir de otros ingredientes que habitualmente son utilizados para este tipo de recetas, muchos de los cuales no se coinciden con la receta en cuestión.

Ingredientes:

  • 1 pizca de nuez moscada
  • 2 cucharadas de maicena
  • 300 centímetros cúbicos de leche
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta

Preparación:

Para preparar la salsa blanca con maicena tendremos que colocar la maicena precisamente en una sartén a fuego lento, colocando luego la leche y revolver constantemente con la ayuda de una cuchara de madera preferiblemente hasta que la mezcla se comience a transformar en una pasta espesa. Luego añadiremos los siguientes ingredientes detallados en la lista, como es el caso de la sal, la pimienta y la nuez moscada, debido a que de esa manera se le dará un sabor especial a la salsa blanca.

Se recomienda dejar enfriar un poco para que la mezcla consiga unirse correctamente y de esa manera permitir que los ingredientes conformen una mezcla homogénea que nos servirá para condimentar cualquier clase de pastas e incluso otras comidas como carnes y demás platos en los que una salsa blanca acostumbra a ser apetitosa.

Existen determinados cocineros que acostumbran a utilizar otros ingredientes para preparar la salsa blanca, incluso existen salsas blancas que son dulces, por lo que en vez de sal se coloca azúcar, es por ello que el cocinero puede ver las diferentes variantes de la preparación de este agregado para probar cuál es la que mejor le resulte para acompañar sus platillos.

Es fundamental prestar atención al revolver la salsa blanca mientras se calienta a fuego suave, puesto que es muy probable que se formen grumos en donde los ingredientes no son mezclados adecuadamente, algo que debe evitarse con la ayuda de la cuchara de madera que se recomienda utilizar para esta clase de preparaciones.


Leave a Reply